Presentando al Maestro

De La Salle, en sus meditaciones, orienta al maestro: “Dios ha iluminado los corazones de los que ha destinado a anunciar su palabra a los niños, para que puedan iluminarlos descubriéndoles la gloria de Dios (Med. 193) “Dios quiere que, en tu vocación, aprendas lo que debes saber y enseñar a los demás. ¿Lo haces pensando en procurar la gloria de Dios y la salvación eterna de tu prójimo?” (Med.108)