Martires de Asturias

Fueron las primeras víctimas en cuanto al tiempo, asesinados junto al capellán frente a la escuela frecuentada incluso por los hijos de alguno de sus verdugos, en Turón, pueblo minero de Asturias. “Con su sacrificio los Mártires prolongan y difunden en el mundo la victoria de Cristo  sobre el pecado y la muerte” (Juan Pablo II Ángelus del 24-03-96)