Santos y Beatos

La obra de los que hayan trabajado en la edificación de la Iglesia será conocida en el día del Señor, porque el fuego probará el trabajo de cada uno, sobre todo de quienes hayan instruido a los niños y los hayan formado en la piedad: Ustedes serán, en el siglo venidero, nuestra gloria. (Med. 208) El ministerio de la educación cristiana produce frutos de santidad.